8 marzo, 2021

Fathi et al., SGLT2 inhibitors; more than just glycosuria and diuresis, Heart Failure Reviews, 2020

Artículo que analiza los posibles mecanismos de acción de los iSGLT2 que podrían estar detrás de su beneficio cardiovascular y renal, más allá de la glucosuria y de la diuresis. Dentro de las principales vías de acción que explora, comentan el efecto de los iSGLT2 a nivel del balance del Ca2+ en el miocardiocito y su efecto como posible factor de cambio en las fuentes de energía que utiliza el corazón favoreciendo la vía de las cetonas.
El equilibrio iónico dentro del miocardiocito es modulado por una variedad de bombas iónicas localizadas en la membrana de la superficie celular donde interactúan múltiples vías que se superponen. La IC y la DM2 provocan cambios estructurales y funcionales en estas bombas y al hacerlo alteran el equilibrio del calcio. Los iSGLT2 mejoran la eficiencia de las bombas y el desequilibrio producido en situaciones de estrés celular. Datos preclínicos de Empagliflozina muestran su efecto en el calcio y sodio del miocito independientemente de los niveles de glucosa extracelular y de la actividad del SGLT2, lo cual podría explicar los beneficios observados en el DAPA-HF y EMPEROR-Reduced independientemente de si era o no DM2.
Los ácidos grasos son la primera fuente de energía para el corazón en la mayoría de las condiciones, aunque la proporción de la mezcla total de combustible cambia con en situaciones de estrés. Una regulación a la baja en la capacidad de oxidación de los ácidos grasos causa acumulación intracitoplasmática de los ácidos grasos dando lugar a una esteatosis cardiaca y lipotoxicidad, así mismo también se producen acúmulos de glucosa que derivan en glucotoxicidad. Además de un gran déficit energético debido a la incapacidad de la glucosa para producir casi tanto ATP como oxidación de ácidos grasos. En conjunto, esta remodelación metabólica da como resultado un aumento de la toxicidad celular y un déficit energético, culminando en una disfunción del cardiomiocito. Los iSGLT2 incrementan los niveles de cetonas en plasma pudiendo realizarse un cambio en el metabolismo cardiaco hacia la utilización de cetonas, ácidos grasos y aminoácidos de cadena ramificada. La mejora energética dio lugar a un mayor contenido de ATP en el miocardio y reducción en el remodelado adverso del VI, mejorando la función del VI y reduciendo la activación neurohormonal a los 2 meses del infarto visto con Empagliflozina en un estudio utilizando un modelo porcino.

Fathi et al., SGLT2‑inhibitors; more than just glycosuria and diuresis, Heart Failure Reviews, 2020 

SAMIN